viernes, 26 de mayo de 2017

Una disculpa...

Lo siento, lo siento, lo siento.
Sé que me había desaparecido del blog por meses... Y LO SIENTO😭.

Pero este tiempo ha pasado de todo. Y la verdad, este post es para contarles lo que ha pasado.
No les hablaré todo detalladamente, sin embargo, puedo resumir en que hay que aprovechar todo lo que nos pase en la vida: sea bueno o malo.


Realmente en este tiempo me la he pasado con un bloqueo lector tremendo (el único libro que leí fue Ocho lugares que me recuerdan a ti), así que me he dedicado básicamente a tres cosas:
  1. La universidad
  2. Actividades extras
  3. Ver memes 
Y si, el número 3 suena muy loco, pero es 100% real. 😝

Durante este tiempo, conocí nuevas personas y al mismo tiempo, se fueron personas. Y no tienen idea de lo mucho que esto me hizo pensar.

Vamos por la vida siempre quejándonos de nuestros problemas, creyendo que los nuestros son más grandes; y si las personas a nuestro al rededor no nos prestan atención: nos frustramos.
Pero en realidad, el dolor, la felicidad y los problemas son subjetivos. Nadie va a entender con exactitud lo que sientes, y eso está bien, porque te hace único.
El error está en que nos hemos preocupado tanto por la felicidad propia, que se nos ha olvidado el ser empáticos. No nos importa cómo le va el día a otras personas, no nos importa si alguien necesita que lo escuchen... Lo único que nos importa es que nuestra vida sea feliz y fácil.

Es obvio que tenemos más preocupación por nosotros mismos. Digo, después de todo, nada te asegura que esa persona va estar por siempre contigo. PERO NO IMPORTA. Porque es preferible que tú hayas dado todo para esas personas porque eso te llena de felicidad, te hace incluso tener soluciones para tus problemas, TE HACE MEJOR PERSONA💖.
Y el título de este post es para ello. Para disculpar mi ausencia tanto en el blog como en los momentos de cualquier persona que necesitó un hombro donde llorar.
Quiero disculparme y pedirles que, si en algún momento necesitan hablar de cualquier cosa, prometo escuchar. Porque aprendí, que el tiempo es lo más valioso💫, y que nunca sabemos en que momento nuestras vidas pueden esfumarse... Y los hubiera, no existen.

También quiero recordarte a tí, que lees esto, lo valioso que eres. No importa cuántas veces te haz caído o te han hecho sentir mal, eres tan valioso como cualquier otra persona en el mundo. Haz y sé lo que te haga feliz. Que el mundo siempre va a hablar y reírse de los locos, pero nunca serán tan felices, como tú haciendo lo que te apasiona.
Sé que este post es completamente diferente a lo que he publicado, pero quería compartirles esto.
Y si alguien lo necesitaba, aunque sea una persona... Con eso me doy por servida.

Gracias por leerme, en este tiempo las visitas también han crecido y se los agradezco💙. Voy a trabajar para que poco a poco este blog sea constante. Ustedes, mientras tanto, tienen la tarea de ser feliz y hacer felices a los demás.



*Algunas imágenes fueron obtenidas a tráves del Google Images

Karime Mendoza
Karime Mendoza

18 años, estudiante de Marketing. Amante a la lectura y a dibujar. Creyente en que todo aquel que quiera hacer algo, lo puede hacer, sin importar lo difícil que sea. El cielo es el límite.

1 comentario:

  1. Excelentes palabras! y muy linda manera de pensar y lo de los memes fue el broche de oro...... escribes y piensas muy bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¡Vas a comentar!
Me da gusto que te animes a dejarme un comentario, prometo responderte y pasarme a tu blog.
Muchas gracias, mi blog se alimenta de tus comentarios.