domingo, 4 de septiembre de 2016

Parábolas de los ciegos

“La ceguera gradual no es una cosa trágica. 
Es como un lento atardecer de verano.”

El viernes 2 de septiembre tomé la decisión de acudir a un evento escénico que organiza mi Universidad (UNACAR).
Y la verdad, muchas de las personas que asisten, suelen hacerlo por las famosas horas AFI's, que son actividades culturales, de salud o de identidad con el fin de formar a los estudiantes, o al menos eso me dijeron en tutoría.

Como les decía... Acudí al evento que empezó a las 18:00 hrs y duró aproximadamente una hora. Sí, una hora que en serio disfruté.

Las luces se apagaron, y tres mujercitas paseaban vestidas de blanco por todo el teatro diciendo:
"Este es el laberinto de Creta, cuyo centro fue el Minotauro, que Dante imaginó como un toro con cabeza de hombre, y en cuya red de piedra se perdieron tantas generaciones."
(Sí que me lo he aprendido)

Y con ello, uno se puede dar cuenta que ésta iba a tratar de la vida y obra de Jorge Luis Borges. 
Borges se quedó ciego como consecuencia de la enfermedad congénita que había ya afectado a su padre.

El Taller de Quimeras fue la encargada a realizar esta presentación, que con el juego de luces, música de piano, actos y diálogos, nos mostraban Parábolas de los ciegos

Y justamente, fue la ceguera el acto principal. Las bailarinas, con parches y venda en los ojos, creaban ese ambiente que siente un ciego, como se sentía Borges. 
"Llena de eternos laberintos con insondables letras que se extravían en el compás de movimientos y de los colores de un ciego. Coreografía de letras, literatura que se baila." -Taller de Quimeras

No pude evitar sentirme conmovida. A veces no sabemos cómo se siente alguien, pero con letras y expresiones lo puedes sentir hasta lo más profundo de tu ser. Tal como lo transmite Jorge Luis Borges en el poema Un Ciego:

No sé cuál es la cara que me mira 
cuando miro la cara del espejo; 
no sé qué anciano acecha en su reflejo 
con silenciosa y ya cansada ira. 

Lento en mi sombra, con la mano exploro 
mis invisibles rasgos. Un destello 
me alcanza. He vislumbrado tu cabello 
que es de ceniza o es aún de oro. 

Repito que he perdido solamente 
la vana superficie de las cosas. 
El consuelo es de Milton y es valiente, 

Pero pienso en las letras y en las rosas. 
Pienso que si pudiera ver mi cara 
sabría quién soy en esta tarde rara.

Debo felicitar enormemente al Taller de Quimeras, que sin duda alguna, hacen un trabajo de gran calidad y además, me parece muy interesante que su intención al presentarse, sea el motivar la lectura. Sus presentaciones son basadas en libros, y de hecho, al final, hicieron una dinámica, (sentir qué es estar ciego), donde regalaban un libro del autor Borges.

En ocasiones creemos que las actividades culturales son aburridas y principalmente, si nos obligan a ir... sentimos que no vale la pena. ¡Vaya error! Les sorprendería descubrir que esos eventos tienen mucha calidad y dejan recuerdos de aprendizaje.

Ojalá puedan acudir a eventos así, y sobre todo, si pueden asistir a alguno del Taller de Quimeras, vayan. Se los recomiendo mucho.

Les deseo una grandiosa semana. Nos leemos pronto.
Con cariño.
Karime Mendoza


Karime Mendoza
Karime Mendoza

18 años, estudiante de Marketing. Amante a la lectura y a dibujar. Creyente en que todo aquel que quiera hacer algo, lo puede hacer, sin importar lo difícil que sea. El cielo es el límite.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario